jueves, 13 de abril de 2017

Tú infidelidad



No te importo herir a las personas que llevan tu nombre y lo consideran como lo más sagrado.
Infiltraste de mentiras al amor que te había entregado.
Los años pasaron rápido hasta que las verdaderas grietas de tu cuerpo mostraron el control de daños.
Fue más fácil para ti desaparecer solamente olvidándolo.

No debería haber sido para ti tan sencillo como cerrar los ojos a la realidad.
Pero nuestra vida juntos solo fue para ti una película mala.
En donde te pudiste salir porque no soportaste no valer nada.
La mentira y el engaño son palabras que se unen con el dolor más grande de una desolación por el tiempo perdido que paulatinamente ya no existe y a ti no te importo nada de eso.
Ni la luna llena en su magnífico esplendor fue capaz de poder detenerte con su paso.
Huiste como un cobarde desdibujo de un cariño que en el pasado sembraste.
Para ti fue más fácil decir que eras una víctima, cuando solo siempre fuiste un falso impostor.
Dejaste el amor verdadero cuando la muerte llegó a mí vida con un rebozo lleno de enfermedades, esas que te van matando lentamente.
¿Que mentira le diré ahora para justificarte a los que fueron alguna vez tus hijos?
¿Cómo fingiré alegría si el dolor es ahora ya mi único compañero de vida?
¿Cómo podré seguir creando historias de aventura en donde tú ya no eres el héroe profano?
Simplemente abandonaste un corazón cuando más necesitaba ser amado.

Te fuiste a vivir otra historia porque siempre has sido libre, pero la libertad no es infidelidad.
Tú madre nunca te enseñó a renunciar a la fe y abandonar el barco.
Infiltradas fueron tus palabras cuando decías te amo.
ahora eres un infiel mundano.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
14/04/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.