jueves, 20 de abril de 2017

Desde que tengo memoria.



Desde que tengo memoria.
Siempre ha existido el profundo rumor cotidiano del que todo lo conspira.
Ese incomodo ruido que genera los alardes de las voces que creen poder decirlo todo, pero que son un montón de palabras vacías.
Solo son como un torrente de pensamientos que nunca llegarán a recorrer los senderos armoniosos de un campo verde y fértil por su bondad.
Solo son observadores pasivos que guardan silencio al ver completar el ciclo del acosador.

Desde que tengo memoria.
He escuchado la melodía que afina a mis palabras que aman escribir lo más dulce y bello de este mundo que nos tocó vivir.
Es triste saber que somos muy pocos los que podemos llegar a captar la inmediatez de las cosas sencillas.
Como un simple paseo con la soledad caminando a tu lado.
Sin el egoísmo inmaduro de todos los que siempre te hieren.
Que van despreciando a los sentimientos puros de aquella emoción de los que se ponen en los zapatos de los otros y les tienden una mano.

Desde que tengo memoria.
Siempre he admirado a quienes ayudan a otros a sobrevivir entre las tinieblas de una ansiedad que enferma.
Nunca les ha importado compartir las cosas que no tienen con los que sufren. 
A ellos nadie les podrá manipular su iniciativa.
Su amor prosigue a pesar de terminar siempre como víctimas de los cuervos maliciosos que desean devorar sus despojos.

Desde que tengo memoria.
Suelo refugiarme en esas cuatro letras que tanto amo.
Ellas siempre me darán la oportunidad de sentir un poco de calor en un mundo frívolo y presuntuoso que todo lo arruina.
Un mundo en donde solo seguiré intentando recordar aquellos momentos agradables que la dignidad humana dejo de amar desde que tengo memoria.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
21/04/2017.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.